La lavanda del patio del Instituto ha reventado en estos últimos días.

Esta planta, típica de climas secos, sólo necesita mucha luz, un suelo que no se encharque demasiado y calor para florecer.

Sus flores, que sirven a las abejas para polinizar, se utilizan desde el Egipto antiguo para elaborar perfumes y en los monasterios de la Edad Media siempre se encontraban en sus jardines de los claustros para extraer esencias que se utilizaban como relajantes.

Su nombre científico es es Lavandula officinalis (Officinalis es un adjetivo latino que en el medievo se empleaba para señalar aquellas plantas que tenían usos medicinales y se  vendían en herbolarios)

Esta planta tiene numerosos usos medicinales

  • Antisépticas y anti-inflamatorias: Alivia la piel ante picaduras de insectos y quemaduras menores.

  • Digestivas: El té de espliego parece ser útil para calmar las náuseas, los gases y dolores de estómago.

  • Relajantes: Muestra resultados positivos al tratar la ansiedad y el insomnio, particularmente mediante su aroma.

  • Antifúngicas: Algunos especialistas han indicado que el aceite de lavanda resulta excelente para eliminar infecciones fúngicas de la piel.

Pero además tiene otras propiedades que se aprovechan en usos cosméticos y en tu casa

  • Para alejar los ácaros

  • Como aromatizante natural (colonias y ambientadores)

  • Acondicionador para el cabello y tónico natural

  • Prevenir el insomnio

  • Controlar el mal aliento

Actualmente, en el sur de Guadalajara se cultiva de forma industrial, siguiendo el modelo creado en la Provenza francesa.

 

Aquí tenéis varios enlaces que os pueden interesar:

http://enebro.pntic.mec.es/~gcorrali/espliego.htm

https://mejorconsalud.com/10-usos-de-la-lavanda-en-el-hogar-la-cosmetica-y-la-medicina/