José Alberto y su equipo no paran, y ahora están llenando los pasillos y escaleras del instituto de pájaros que han llegado con la primavera