Por Carlos Benítez y Alejandro Sáez ( 2º ESO, E)

El viernes 26 de abril nos han visitado unos agentes de la guardia civil (el nuestro, muy majo, se llamaba Óscar) que nos han estado explicando cosas sobre la privacidad en internet y cómo la información que demos puede volverse en nuestra contra.

Principalmente hablamos sobre los riesgos en internet (las conocidas “nuevas tecnologías”, que no son nada nuevas) en las que nosotros, los adolescentes somos los más propensos a ser engañados por nuestra confianza., pues las redes sociales son lugares en los que es muy fácil conseguir información personal sobre alguien por muy seguro que se crea en ellas.

Y es que, en realidad, las generaciones tecnológicas no somos nosotros, sinos los niños entre 1 y cuatro años, que entran en ellas nada más nacer (aunque también tienen el riesgo de la adición en el futuro).

Nos habló de esto, de la edad penal (14 años para algunas cuestiones), sobre mentir sobre nuestra edad en las redes y, sobre todo sobre temas de seguridad, el peligro de colgar fotos nuestras en ellas  y el famoso acoso por las red (ciberbuling)