Estas últimas semanas hemos estado trabajando e investigando sobre nuestros orígenes, sobre la vida, procedencia, nacimiento, muerte y acontecimientos que vivieron nuestros familiares desde hace unos 100-150 años en adelante.
Todos hemos aprendido que la vida de nuestros antepasados no tiene nada que ver con la nuestra actual; algunos estuvieron en la guerra, otros emigraron a otros países… Todos y cada uno de ellos tienen una historia única y especial, ya que gracias a ellos hoy estamos aquí para poder contarla nosotros

Personalmente he descubierto cosas que no sabía, gracias a mis abuelos. Mi abuelo, que le encanta saber sobre la historia de nuestra familia, fue hasta el obispado de Toledo, y tras mucho buscar, allí supo de la existencia de un tío tataratatarabuelo llamado Don Pedro de Ayala, nacido en 1802 y que fue párroco en Mejorada, Velilla y Rivas; que sepamos dio misa entre 1829-1867, ya que solo registraban los bautizos.
En una visita a la Iglesia Nuestra Señora de la Natividad, el cura Curri nos enseñó los libros donde estaban registrados nuestros bautizos e incluso los de algunos abuelos y, libros más antiguos donde pude encontrar cosas referentes a mi antepasado.


Muchos de los libros tenían un índice para facilitar buscar la información, aunque algunos no llegaban a tanto, por lo antiguos que eran. La importancia del registro de los bautizos, es que así queda constancia de cuando se hizo y quienes eran, sus padres y padrinos, la información se mantiene y permanece escrita por mucho tiempo, tanto como se cuide de los libros donde están registrados esos bautizos.

¡NOS LO PASAMOS MUY BIEN TANTO EN EL TRABAJO COMO EN LA VISITA, ESPERAMOS MÁS