Este viernes pasado ha sido un día intenso: notas finales de la evaluación ordinaria, matrículas, crepes con la profe de francés, fotos para la orla, papeleos varios para presentarse a la Evau…,  pero sobre todo muchas caras de emoción.

Algunos porque aún no lo han conseguido del todo (pero en la extraordinaria lo podéis conseguir si os ponéis a tope) y otros, la mayoría, porque todo el trabajo de un año daba frutos.

Atrás quedaban muchos meses de estudio agotador, de nervios, de cansancio, de lágrimas incluso. Un curso que a veces se convertía en pesadilla y avanzaba muy rápido pero (a la vez, aunque parezca imposible) nunca parecía terminar, ¿verdad?

Pues segundo de bachillerato es así, y los profesores (y los tutores sobre todo) damos clase un rato y otro hacemos de psicólogo de guardia, pues se necesita tanto las matemáticas o la lengua como el poder soltar los nervios y saber que , aunque parezca imposible, todo se conseguirá.

Como veis, teníamos razón, y tras todos los esfuerzos habéis conseguido llegar a la meta. Parece mentira, ¿no es cierto? Ha pasado casi de repente. Hace un par de días aún haciendo exámenes y ahora …

Ahora vuestras caras lo dicen todo. Aunque alguno de vosotros aún no se lo llega a creer,  vuestros ojos sonríen sin parar, cansados pero radiantes, pues lo habéis conseguido, y vuestra alegría es la nuestra, y esas sonrisas pagan todo el trabajo.

Para muchos de vosotros aún queda un peldaño más. Esa maldita Evau de la que os llevan hablando años y que ahora tenéis al alcance de la mano.

Lourdes y Juan Carlos ya os han contado todos los papeles que tenéis que rellenar, llevar al banco, traer a la secretaría; las normas de la prueba, el lugar, los horarios, ….

¡Qué agobio! Son muchas cosas y (de nuevo, de repente) vuelve a quedar poco tiempo y no sabéis si seréis capaces de …

¡Quietos, de nuevo!

Volved a hacernos caso. Los que vais a la Evau estáis más que preparados; año tras año se demuestra en el Instituto.

Vosotros no vais a ser distintos, y con este último esfuerzo conseguiréis llegar a otro mundo (el de los grados superiores y universidad) que os abrirá unos horizontes que aún no podéis ni imaginar.

Por todo eso, enhorabuena y mucha fuerza para los que aún les queda unas semanas por delante de trabajo para aprobar o culminar con la Evau.

Nosotros seguiremos aquí, apoyándoos, y celebraremos muchos más éxitos vuestros.

¡Ánimo!

Nuestras tres matrículas de honor. Qué suerte haberos podido dar clase